Houston, Texas, a 9 de febrero de 2017

 

  • Pone al servicio de los migrantes y sus familias la estructura del PAN, desplegada en toda la República Mexicana.

 

  • Se compromete a buscar fórmulas legislativas para proteger las remesas y reducir los costos de envío.

 

El Presidente Nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, se reunió con migrantes mexicanos en Houston, Texas, así como con activistas, abogados y representantes de la comunidad, a quienes expresó el apoyo, respaldo y solidaridad de Acción Nacional ante los amagos y acciones del nuevo Presidente de los Estados Unidos.

 

Anaya Cortés recorrió diversos centros de trabajo de la industria restaurantera, de servicios y de la construcción, donde laboran mexicanos. Durante sus encuentros y recorridos por esa ciudad, Anaya Cortés expresó que los mexicanos migrantes “no están solos” y que “todo México está pensando en ellos”.

 

“Me queda muy claro que ante las amenazas de Donald Trump, de realizar deportaciones masivas, lo que ustedes necesitan no son discursos ni rollos políticos. Lo que necesitan son programas concretos de protección migratoria y asesoría legal. Que toda la red consular, que por cierto es la más grande que un país tiene en otro, esté dedicada en cuerpo y alma a esas labores. Y que sepa Donald Trump que no están solos. Porque todo México está con ustedes”, dijo Anaya Cortés a representantes de migrantes mexicanos en Estados Unidos.

 

Actualmente, alrededor de 37 millones de residentes en Estados Unidos son de origen mexicano, según datos del Instituto de los Mexicanos en el Exterior. De ellos, casi una tercera parte (alrededor de 12 millones) son inmigrantes nacidos en México, otro tercio son mexicanos de segundas generaciones y el último tercio es descendiente de mexicanos. Según el Pew Research Center, aproximadamente 5.8 millones de mexicanos en Estados Unidos son indocumentados. En diez millones de hogares estadounidenses hay por lo menos un residente mexicano.

 

El Presidente Nacional del PAN afirmó que “los mexicanos en Estados Unidos trabajan, pagan impuestos, contribuyen a la prosperidad de ese país y respetan los valores de una sociedad que les ha brindado oportunidades”.

 

Ricardo Anaya adelantó que la estructura que Acción Nacional tiene desplegada en todo el país, incluidos comités estatales, municipales, diputados locales y legisladores federales, estará al servicio de los migrantes y sus familias, para funcionar como un puente de gestión de sus necesidades ante las autoridades competentes, tanto en México como en el extranjero.

 

También, dijo, se brindará asesoría jurídica y se buscará aumentar el presupuesto de la red consular a través de los legisladores federales del PAN, así como los recursos destinados a los diferentes programas de apoyo y atención a migrantes. “Trabajaremos de la mano de la sociedad civil y con las organizaciones que desde hace años ayudan a los migrantes”, dijo el Presidente del PAN.

 

“Nuestros legisladores revisarán el esquema legal con el que funcionan las empresas y sistemas de transferencia de remesas, a fin de fomentar la competencia, transparentar las comisiones y simplificar y reducir los costos de envío”, agregó.

 

La ciudad de Houston está ubicada en el estado fronterizo de Texas y es la capital del condado de Harris. Es la cuarta ciudad más grande de Estados Unidos y la más poblada de Texas. En dicho estado vive aproximadamente un millón de mexicanos ilegales, de los cuales 237 mil están en Houston, según datos del Instituto de Políticas Migratorias de EU.

 

De acuerdo con información del Banco de México, los envíos de dinero de los mexicanos que viven en el exterior a sus familiares en México, sumaron 26 mil 970 millones de dólares en 2016, lo cual representó un incremento de 8.8 por ciento respecto a 2015.

 

“Hoy, muchos de los mexicanos que viven en Estados Unidos enfrentan un ambiente hostil y el miedo a ser deportados. Esas deportaciones no resolverían ningún problema; al contrario,  dañarían la economía de ambos países de forma considerable y separarían a familias enteras”, aseguró Anaya al recordar que en casi 1.7 millones de hogares de Estados Unidos, la madre o el padre es mexicana o mexicano indocumentado, pero no el resto de la familia, por lo que esos hogares perderían a sus padres y se fracturarían.

 

VIDEO: https://www.youtube.com/watch?v=ya_q_Za3I4c