COMUNICADO 90/2018

Ciudad de México, a 27 de febrero de 2018

 

Es totalmente falso que cuando José Antonio Meade estuvo al frente de la Sedesol se suspendieron a 468 servidores públicos, consecuencia de la realización de auditorías, como afirmó la campaña de Meade el día de ayer en un comunicado.

 

Si se revisa el Registro Público de Servidores Públicos sancionados, no aparece en ninguna parte esta relación de servidores públicos supuestamente suspendidos entre agosto de 2015 y septiembre de 2016. Aquí puede consultarse: http://www.rsps.gob.mx/Sancionados/main.jsp

 

Para reforzar lo anterior, de acuerdo con la Plataforma Nacional de Transparencia, de 2014 a 2016, en la Sedesol se sancionó a un total de 21 servidores públicos; de estos, 13 fueron sancionados por abuso de autoridad y 8 por negligencia administrativa.

 

Como se puede ver, es totalmente falso que a solicitud de Meade se haya sancionado a 468 servidores públicos de Sedesol. No hubo tales sanciones, por lo que Meade no solamente fue copartícipe de esos fraudes, sino que también fue tapadera de los fraudes anteriores.

 

Ayer, la Coalición Por México al Frente demostró, con informes oficiales de la Auditoría Superior de la Federación, que durante la gestión de José Antonio Meade al frente de la Secretaría de Desarrollo Social se desviaron más de 500 millones de pesos hacia empresas fantasma, en una compleja triangulación de recursos que utilizó a universidades públicas a fin de evadir las licitaciones que la ley exige.

 

Contrario a lo que su equipo dice, Meade firmó y pagó diversos contratos, como es el caso del de la Universidad Autónoma de Zacatecas, señalado por la Auditoría Superior de la Federación por sus múltiples irregularidades.

 

José Antonio Meade Kuribreña no solamente fue tapadera de la corrupción desmedida de este gobierno, sino que también fue cómplice de desvíos que seguramente fueron a parar a las campañas electorales del PRI.

 

Ahora, su equipo de campaña le quiere ver la cara a los mexicanos, al asegurar que le pedirán al Órgano Interno de Control que deslinde responsabilidades, cuando esto ya trascendió a dicha instancia, toda vez que se trata de delitos que deberán atender las instancias penales.

 

José Antonio Meade Kuribreña debe responder por estos desvíos multimillonarios de recursos, cuyos destinatarios debieron ser las personas más pobres de México.

 

***