logopanpantallaMéxico, D.F.,Sábado, 29 de agosto de 2015.

Liga de audio RAC: https://www.pan.org.mx/wp-content/uploads/downloads/2015/08/21511005-081253.mp3

Muy buenos días.

Estimadas consejeras y consejeros nacionales del Partido Acción Nacional.

Saludo con mucho gusto a nuestro Secretario General, a Damián Zepeda Vidales.

Saludo con aprecio, con afecto, con gratitud, a nuestros ex Presidentes Nacionales, a don Gustavo Madero Muñoz y a Luis Felipe Bravo Mena. Gracias por su presencia.

Saludo también a nuestros coordinadores parlamentarios en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores: Marko Cortés y Fernando Herrera.

Saludo a nuestro compañero Gobernador del Estado de Puebla, Rafael Moreno Valle.

Y a mis compañeras y compañeros integrantes del Comité Ejecutivo Nacional: Sonia Mendoza, Santiago Creel, Genoveva Huerta y Everardo. Muchas gracias por su presencia.

Los aquí reunidos tenemos, sin duda, una especial admiración, un especial aprecio por don Manuel Gómez Morín y por toda la generación de Manuel Gómez Morín, la generación de 1915.

El genio de esa generación, la de don Manuel, fue entender con claridad el México de su tiempo, pero sobre todo el genio de su generación fue haber actuado en consecuencia, era, sin duda, otro México el de la generación de 1915.

Un México fundamentalmente rural, el 70 por ciento de la gente vivía en zonas rurales, siete de cada 10 mexicanos no sabían leer ni escribir, era un país muchísimo más pequeño, toda la población del país sería la equivalente a la que hoy tenemos en el Estado de México.

Y si algo caracterizaba al México de ese tiempo era la ausencia de instituciones democráticas sólidas y lo que hizo la generación de Gómez Morín, la generación de 1915, fue entender esa realidad y actuar en consecuencia.

Por eso dice Krauze que entre la pluma y la pala optaron por la pala y se dieron a la tarea de crear las grandes instituciones que hoy le dan solidez a nuestro país.

A Gómez Morín se debe, sin duda, la creación del Banco de México, del Banco Nacional de Crédito Agrícola, la autonomía de la UNAM, pero también a su generación le debemos el Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Fondo de Cultura Económica, el ITAM, el Colegio de México, los Institutos Nacionales de Cardiología, el Instituto Nacional de Nutrición, entendieron el México de su tiempo y actuaron en consecuencia. Esa fue la generación de don Manuel, la generación de 1915.

Un siglo después aquí estamos, la generación de 2015, estamos llamados a repetir ese mismo ejercicio, a entender el México de nuestro tiempo y a actuar en consecuencia.

Hoy la tarea ya no es crear más instituciones, hoy la tarea es regenerar las instituciones del Estado Mexicano, porque las instituciones del Estado Mexicano hoy padecen y sufren un enorme desprestigio a los ojos de los ciudadanos.

Como nunca, desde hace muchos años, los ciudadanos están hartos, desilusionados y califican de manera muy pobre a nuestras instituciones.

Es el caso sin duda de organismos constitucionales autónomos que han caído en niveles de aprobación de acuerdo a las últimas encuestas: el INE, la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Lo mismo reflejan las encuestas respecto de los poderes constituidos, la Corte mis ha bajado sus niveles de aprobación, el Congreso Mexicano y señaladamente el Presidente de la República, que se encuentra en mínimos históricos, los mínimos registrados prácticamente desde que se publican encuestas en nuestro país.

Y debemos también asumirlo con claridad, en esta desaprobación también nos inscribimos nosotros, los partidos políticos.

Entender esa realidad nos debe llevar a actuar en consecuencia, por eso he venido proponiendo una profunda renovación, una profunda regeneración del Partido Acción Nacional.

De cara a la elección de 2018 México tiene a la vista dos enormes peligros que estamos a tiempo de evitar.

Por un lado, queremos evitar la continuidad de ese PRI corrupto, corruptor, que ha resultado además profundamente ineficaz para gobernar.

Por otro lado, tenemos la amenaza de lo que ya ha ocurrido en muchas naciones hermanas, el caso de Grecia, Ecuador, Argentina, Venezuela, que del profundo descrédito institucional, de este hartazgo ciudadano, de la desilusión de la gente, emergen líderes populistas mesiánicos que terminan llevando a sus naciones a la quiebra.

He estado recorriendo el país durante esta campaña proponiendo un decálogo, un decálogo de acción, un decálogo de Acción Nacional para la renovación, para la regeneración del PAN, porque sin duda el reto de la regeneración es mucho más amplio, es un reto para la democracia entera y para las instituciones en su conjunto, pero nosotros estamos obligados a empezar aquí, a empezar en casa, a empezar por la regeneración y la renovación del Partido Acción Nacional.

En primer lugar, este decálogo implica ser un partido abierto a los ciudadanos, un partido que haga suyas las causas de la gente, sí un partido que postule a sus mejores militantes, pero que también le abra las puertas a ciudadanos de reconocido prestigio.

Como lo hicimos en el caso de Querétaro con Mauricio Curi, el candidato a alcalde, que ganó por el más amplio margen; como lo hicimos con Xóchitl Gálvez, en la Delegación Miguel Hidalgo.

Vamos por un PAN abierto a los ciudadanos, un PAN cercano a la gente.

Segundo. Vamos por la unidad del PAN, basta ya de pleitos entre panistas.

Pero también digámoslo con claridad, dejemos ya de hablar de la unidad en abstracto y precisemos unidad en torno a qué.

No vamos por la falsa unidad en torno a intereses y en torno a privilegios, vamos por la verdadera unidad en torno a principios, en torno a valores.

Tercero. Vamos por un PAN que vuelva a poner el acento en la formación y en la capacitación de sus militantes, formación de la voluntad, valores, virtudes y capacitación de las inteligencias, esa técnica de la que tanto hablaba don Manuel Gómez Morín.

Cuarto. Vamos por un PAN bien organizado.

Y quiero reiterar el planteamiento frente a este Consejo Nacional, sólo tendremos procesos internos confiables en la medida en la que tengamos un padrón de militantes altamente confiable.

Vamos por la depuración de nuestro padrón de militantes a través del refrendo que establecen nuestros Estatutos y vamos por un rediseño, por una reingeniería de todos nuestros procesos de afiliación, para que quien se afilie al PAN lo haga bajo los principios de máxima transparencia y de máxima certeza.

Vamos a firmar un convenio con Transparencia Mexicana, en la depuración y en la transparencia del padrón vamos en serio.

En los primeros 100 días de nuestra gestión estaremos presentando la ruta clara de navegación para llegar a ese padrón confiable que todas y todos queremos tener.

Quinto. Vamos a recuperar la confianza de los jóvenes. Y aquí, Everardo, vas a contar con todo nuestro respaldo, debe el PAN volver a o los jóvenes, debe el PAN volver a las universidades, debe el PAN volver a las preparatorias.

Este partido lo fundó un grupo de jóvenes.

Pero también debo reiterar con claridad que no creo en el relevo generacional entendido como la llegada de una generación que viene a desplazar a otras generaciones.

Yo creo más bien en el diálogo entre generaciones, donde los más jóvenes escuchamos con humildad a quienes tienen más experiencia y, a la vez, venimos a aportar fuerza, empuje, determinación, convicción y pasión para hacer que las cosas sucedan.

Sexto. Vamos por un PAN con una clara línea programática.

Para volver a ser distintos y distinguibles tenemos que tener un mensaje distinto y distinguible, en lo internacional y, por supuesto, también en lo interno.

Nosotros, y lo digo con claridad y es una pena, una vergüenza, que esto no lo ha hecho el Gobierno Federal, lo he hablado particularmente con nuestras senadoras y senadores, en los órganos en los que participa el PAN a nivel nacional con partidos hermanos, en los organismos internacionales en los que tenemos asiento a través de nuestras senadoras y senadores, sí seremos una oposición muy firme.

A quienes hoy violan los derechos humanos en el mundo, a esos populistas mesiánicos de izquierda, como el caso de Nicolás Maduro en Venezuela. Y con la misma firmeza nos vamos a presentar como una oposición a los populistas, demagogos de la derecha.

Nosotros lo decimos con claridad: Sí nos asumimos como enemigos públicos de las actitudes, la violación de derechos humanos y las ideas retrogradas del bufón, fanfarrón y racista que es Donald Trump.

Y necesitamos también claridad programática hacia el interior. He platicado con nuestros grupos parlamentarios y les he pedido poner énfasis en la agenda legislativa en dos aspectos centrales: Primero, dar marcha atrás a esa tóxica reforma fiscal, a esta pésima idea que tuvo el PRI gobierno de aumentar los impuestos y que explica en buena medida el estancamiento económico que hoy padece nuestro país y que sufren las familias mexicanas.

Segundo, sacaremos adelante las Leyes Secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción. Presentamos ya las iniciativas en la Cámara de Senadores, con propuestas audaces como pública de todos los servidores públicos a nivel nacional, declaración patrimonial, declaración de intereses, declaración fiscal, lista negra pública de todos los servidores públicos sancionados; lo más importante, órganos autónomos e independientes para investigar con objetividad y sancionar con severidad a quien cometa un acto de corrupción nunca más en nuestro país.

El enorme absurdo de que sea un empleado el responsable de investigar a su jefe y mucho menos el empleado que es el responsable de exonerar a su jefe, como lo hizo hace algunos días de manera vergonzante el Secretario de la Función Pública.

Y ya salió el Consejero Jurídico de la Presidencia a descalificar nuestras iniciativas, con el argumento exquisito de que a él le parecen inconstitucionales.

Que les quede claro: No vamos a ceder en este esfuerzo hasta ver aprobadas todas las Leyes Secundarias y hacer realidad el Sistema Nacional Anticorrupción.

Sé que lo están pensando y tienen razón, el buen juez por su casa empieza.

Por eso vamos a proponer el día de hoy a consideración de este Consejo Nacional la creación de una nueva comisión, una comisión especial anticorrupción, para resolver este mismo problema, pero al interior del propio Partido Acción Nacional.

El diseño es el mismo, necesitamos órganos autónomos e independientes para investigar con objetividad y, sobre todo, para sancionar con severidad a quien cometa un acto de corrupción, se los digo con toda claridad, no voy a tolerar como Presidente Nacional un solo acto de corrupción.
Los voy a repudiar, los voy a denunciar, con ustedes los voy a perseguir y con ustedes, en el marco de nuestras atribuciones los voy a sancionar.

Séptimo. Seremos una oposición firme, una oposición valiente frente a un gobierno que le está fallando a los mexicanos.

Le dimos al país las grandes reformas que el país necesitaba, la legislatura que hoy está terminando su actividad y señaladamente la Presidencia Nacional encabezada por Gustavo Madero Muñoz le dio a México las grandes reformas, esas reformas que son las más profundas, prácticamente desde que en 1917 se promulgó nuestra Constitución.

La dirigencia que me antecedió fue una dirigencia reformadora y eso quedará escrito en una de las páginas más brillantes de la historia de nuestro país.

Pero esas reformas, esas buenas reformas hoy están en malas manos, el mejor ejemplo es la reforma educativa, el gobierno ha sido francamente incapaz para ejecutar esas reformas.

Vamos a ser una oposición crítica frente a ese gobierno que lo primero que hizo fue aumentar los impuestos, lo cual explica el estancamiento económico y el sufrimiento de muchas familias en el país.

Con rigor vamos a la comparación, los primeros 10 trimestres de este gobierno priista federal, comparados con los últimos 10 trimestres del gobierno encabezado por el ex Presidente Felipe Calderón, la economía con el gobierno del PAN crecía, ni más ni menos, que al doble de lo que hoy está creciendo la economía nacional.

Seremos una oposición crítica frente a ese gobierno que ha sido francamente incapaz de resolver los problemas de seguridad pública en el país.

Todos los escuchamos durante la campaña decir que era cuestión de hacer un cambio de estrategia, es hora que más allá del lugar común, de hablar de la coordinación entre las instituciones no hay un solo funcionario público federal que pueda explicar con la más mínima claridad en qué consistió el cambio de estrategia.

No ha disminuido la violencia y ahí están otra vez las cifras oficiales, cifras oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública, comparamos los primeros 31 meses de esta administración federal con los últimos 31 meses de la administración encabezada por el Presidente Calderón, ha aumentado el secuestro, ha aumentado la extorsión, ha aumentado el robo a casa-habitación.

Vamos a ser una oposición crítica frente a ese gobierno que este año 2015 está alcanzando los niveles de endeudamiento como proporción del PIB más altos de los que tenga registro México, cuando menos en el último cuarto de siglo.

Vamos a ser una oposición crítica frente a ese gobierno con el que ha aumentado la pobreza, ahí están las cifras oficiales de CONEVAL.

Y hace unos días el Gobierno Federal nos quiso engañar, salieron a decir que habían salido de la pobreza extrema durante los primeros dos años de esta administración federal 80 mil personas y creyeron que nos iríamos con la finta de su cifra, 80 mil personas salieron de la pobreza extrema en los primeros dos años de este gobierno priista federal.

Revisemos, en los últimos dos años, mismo periodo de tiempo del gobierno del expresidente Calderón, salieron de la pobreza un millón y medio de personas.

Combatíamos la pobreza 16 veces más rápido de lo que ahora ellos lo están haciendo con su ineficaz Cruzada Contra el Hambre.

Vamos a ser una oposición crítica y sabemos dónde nos tenemos que colocar. Nos vamos a colocar del lado de los ciudadanos, del lado de la gente, del lado de esa inmensa mayoría que está profundamente inconforme frente a este Gobierno Federal, que ha resultado no sólo corrupto y corruptor, lo cual ya sabíamos, sino ahora profundamente ineficaz.

Amigas y amigos de Acción Nacional:

Yo tengo esperanza en el futuro, quiero decirles que todos estos puntos anteriores, adicional a evaluar a nuestros propios gobiernos, a ser implacables frente a la corrupción, nos deben llevar como décimo punto a un aspecto central, nos deben llevar a ser un partido ganador, pero no ganador para nosotros, ganador para los ciudadanos, ganador para la gente ganador para construir bienes públicos, ganador para reducir la insultante y profunda desigualdad que se vive en nuestro país, ganador para crear bienes públicos, vivienda digna, educación de calidad, salud, seguridad y justicia.

Vamos por un PAN ganador, pero no ganador para nosotros, ganador para la gente.

Vamos a trabajar todos los días con todas nuestras fuerzas para recuperar la confianza de los ciudadanos, para merecer la confianza de la gente.

Y no tengan duda, yo tampoco la tengo, en 2018 vamos a ganar la Presidencia de la República.

Y sé que la tarea no será fácil, pero quienes hoy estamos aquí sabemos que para conseguir lo posible hay que intentar una y otra vez lo imposible.

Los aquí reunidos sabemos que la verdadera generosidad con el futuro consiste en darlo todo ahora, en darlo todo en el presente.

Sabemos que el futuro no es un regalo, el futuro es una conquista.

Sabemos que, como dice (inaudible), sólo tan alto como intento alcanzar, puedo crecer; sólo tan lejos como exploro, puedo llegar; sólo tan profundo como miro, puedo ver, y sólo en la medida en la que sueño, puedo ser.

Tengo esperanza, esperanza de construir una Patria ordenada y generosa como aquella con la que soñaba don Manuel.

Tengo esperanza de la que tanto hablaba don Efraín, quien decía y decía bien, cuando la esperanza se vuelve invencible, la victoria final está asegurada.

¡Viva Acción Nacional!

¡Viva Acción Nacional!

¡Viva México!

Muchas gracias, queridas consejeras y consejeros nacionales.