logopanpantallaMéxico, D.F.,Jueves, 27 de agosto de 2015.

Liga de audio mensaje RAC: https://www.pan.org.mx/wp-content/uploads/downloads/2015/08/Rac-Plenaria-Senado.mp3

Muchas gracias coordinador.

Agradezco mucho la invitación a esta Reunión Plenaria de nuestro Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Senadores.

Saludo con mucho gusto a nuestro coordinador, al Secretario General del partido, por supuesto a todas las senadoras y senadores, de manera muy especial a nuestro expresidente nacional, Luis Felipe Bravo Mena.

Estoy convencido de que si algo marca este momento de la vida política y pública de México es el profundo desprestigio de nuestras instituciones democráticas.

Prácticamente todas las encuestas recientes dan cuenta de que la aprobación de las instituciones democráticas han venido en franco declive, organismos constitucionales autónomos, ha bajado la aprobación del INE, ha caído la aprobación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Lo mismo los poderes constituidos, el Presidente de la República tiene una aprobación que está en niveles de mínimos históricos, prácticamente desde que se publican encuestas en nuestro país; ha caído la aprobación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, lo sabemos también del Congreso y señaladamente de los partidos políticos.

Y me parece que debemos hacernos una pregunta obligada, ¿por qué están tan desprestigiadas las instituciones del Estado mexicano? Y me parece que la respuesta gira en torno fundamentalmente a dos claves:

Por un lado, por la falta de resultados, porque los ciudadanos no perciben que las instituciones democráticas se estén traduciendo en que mejore su calidad de vida, en que tengan más dinero en el bolsillo, en que haya empleo, en que mejore la seguridad, que puedan vivir seguros, en paz, en que se reduzcan las desigualdades sociales. Una clave pues, es la falta de resultados.

Y la segunda es, sin duda, la corrupción rampante que impera en nuestro país, un escándalo de corrupción tras otro, donde generalmente no hay consecuencia alguna, cuando la regla general en nuestro país se ha convertido en que el político corrupto se termina saliendo con la suya.

Y a partir de reconocer esta realidad, este profundo desprestigio de las instituciones mexicanas, creo que lo que debemos asumir es un profundo compromiso con la regeneración de las instituciones del Estado mexicano.

La generación de Gómez Morin en el 15, se planteó crear las instituciones que le hacían falta al país, era otro México, un país de 12 millones de habitantes en donde el 70 por ciento de la población vivía en zonas rurales, siete de cada 10 mexicanos no sabían leer ni escribir y no había instituciones robustas.

A la generación de Gómez Morin le debemos la creación, no solamente de las que generalmente hablamos: el Banco de México, el Banco Nacional de Crédito Agrícola, la autonomía de la UNAM, sino también el Fondo de Cultura Económica, el ITAM, el Politécnico Nacional, el Instituto Nacional de Nutrición, el Instituto Nacional de Cardiología; la tarea de su generación fue crear estas instituciones, la tarea de nuestra generación debe ser regenerar la democracia, el sistema político y, por supuesto, nuestras instituciones.

Y creo que este inicio de legislatura y esta renovación en la propia Dirigencia Nacional son una buena oportunidad para emprender este esfuerzo de renovación, este esfuerzo de regeneración.

Yo quiero pedirles, sé que saldrán de aquí con una agenda legislativa integral, de amplio alcance, pero quiero pedirles que concentren su esfuerzo, su discusión en tres temas que me parecen fundamentales:

En primer lugar, les pido que nos asumamos como una oposición crítica, hoy es nuestra obligación ser una oposición crítica frente a un gobierno que le ha fallado a los ciudadanos, oposición crítica frente a un gobierno que lo primero que hizo fue promover una Reforma Fiscal, aumentar los impuestos, y una Reforma Fiscal que, en buena medida, no sólo, pero sí en buena medida explica el estancamiento económico que está viviendo nuestro país.

Una oposición crítica frente a un gobierno que ofreció un cambio de estrategia en materia de seguridad y que pasada la mitad del sexenio, y no exagero, no hay un solo funcionario del Gobierno federal que, con la más mínima claridad, pueda explicar en qué consistió el cambio de estrategia. No ha disminuido la violencia y ahí están los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se han disparado el secuestro, la extorsión, el robo a casa-habitación.

Que seamos una oposición crítica frente a un gobierno que, como de manera didáctica, claridosa, lo expuso el senador Cordero durante la comparecencia de Rosario Robles, ha aumentado la pobreza, ha aumentado la desigualdad, ahí están los datos oficiales que ha publicado Coneval.

Estamos llamados a ser una oposición crítica que se coloque del lado correcto, del lado de la gente, del lado de los ciudadanos, del lado de esa inmensa mayoría que hoy está profundamente insatisfecha con los pobres resultados que ha dado el Gobierno federal.

Segundo, quiero pedirles que pongamos énfasis en nuestra agenda legislativa en dos temas torales para el partido:

Primero, dar marcha atrás a esa tóxica Reforma Fiscal, como he dicho, en buena medida explica el estancamiento económico que está padeciendo nuestro país.

Y, segundo, que saquemos adelante toda la legislación secundaria para que antes de mayo, que es el vencimiento que establece la reforma constitucional, entre en vigor el Sistema Nacional Anticorrupción.

Yo quiero hacer un reconocimiento a todas y a todos ustedes, me refiere de manera personal a quienes estuvimos juntos el día de ayer, al Senador Romero Hicks a las senadoras Marcela Torres, Laura Rojas, Pilar Ortega, y estaba también el senador Ernesto Ruffo, aunque sé que es un esfuerzo colectivo donde han trabajado muchas y muchos de ustedes.

Demostraron un poder de convocatoria muy importante, la presencia de la sociedad civil organizada, que decirlo con claridad, no buscábamos su aval, lo que buscamos es su ojo crítico, que acompañen en este proceso, que verdaderamente haya un diálogo público respecto de estas iniciativas que se han presentado para que el producto legislativo final verdaderamente este a la altura de las circunstancias.

Me parece que todos compartimos que el peor cáncer que hoy padece nuestro país es la corrupción y que debemos lograr que detrás de esta gran reforma constitucional que logramos el año pasado, venga toda la legislación secundaria, antes de mayo resulten aprobadas las leyes secundarias y entren en vigor con toda fuerza y con toda potencia el Sistema Nacional Anticorrupción.

Que nunca más sea un empleado el que investiga a su jefe, que nuca más sea un empleado el que es responsable de juzgar y exonerar a su jefe, algo que hoy ocurre a nivel municipal, estatal y federal, porque ese es hoy el diseño institucional.

Y, finalmente, en tercer lugar quiero pedirles que hagamos un ejercicio serio de transparencia en el partido y en los grupos parlamentarios, he revisado una presentación que sé que ustedes han venido trabajando, veo que es algo que está ya muy adelantado, que permitirá hacer público el destino de todos los recursos que recibe el Grupo Parlamentario.

Debemos emprender este esfuerzo de transparentar con enorme claridad frente a la opinión pública, qué hacemos con el recurso que se asigna a nuestros grupos parlamentarios.

Y, segundo, transparencia y honestidad total en todo este proceso de discusión y, en su caso, aprobación de presupuesto de egresos de la federación.

Es algo que he platicado con el Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados, el día lunes en la reunión plenaria en Tijuana, esta oportunidad de emprender una nueva legislatura debe ser un volver a empezar en esta materia y nuestros grupos parlamentarios deben caracterizarse por ser grupos parlamentarios promotores de la transparencia y que en este proceso de discusión presupuestal nos conduzcamos con absoluta transparencia y absoluta honestidad.

La regeneración de las instituciones y del propio partido nos lo reclama y nuestro compromiso con México, estoy convencido, también nos lo demanda.

Finalmente, decirles que el futuro está en manos de ustedes, el Poder Judicial se dedica fundamentalmente a revisar hechos consumados, lo que ya ha ocurrido en el pasado; el Ejecutivo administra fundamentalmente el presente, ejecuta la ley, administra un presupuesto dentro de un ejercicio; y el Poder Legislativo es el responsable de imaginar, de modelar, de moldear y de diseñar el futuro de nuestro país.

Yo tengo esperanza en el futuro de México, tengo enorme esperanza en lo que puede lograr este Grupo Parlamentario, y como decía Don Efraín González Luna, cuando la esperanza se vuelve un invencible la victoria final está asegurada.

Les deseo mucho éxito en estos trabajos de su reunión plenaria.

Muchas gracias.