Así se pronunció el coordinador de la fracción panista, al exigir enérgicamente al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, cumpla con la norma oficial mexicana (NOM-034-SSA2-2013) y restablezca la aplicación obligatoria de pruebas de tamiz neonatal, con la que se detectan de manera temprana enfermedades que pudieran ocasionar discapacidad o incluso la muerte en un futuro.

El legislador calificó como inhumano que el Ejecutivo federal desampare a los niños de entre 1 y 5 días de nacidos, para priorizar la ejecución de programas asistencialistas convertidos en reparto de dinero en efectivo para la población adulta.

Álvarez Monje explicó que la Secretaría de Salud Federal no renovó el contrato que tenía para la aplicación de las pruebas de tamiz neonatal. En respuesta diversos gobiernos estatales como Chihuahua, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, San Luis Potosí, Morelos y Durango, tomaron la decisión de no dejar a ningún infante sin dicha prueba, esencial para su desarrollo integral.

El legislador panista puntualizó que nuestra Carta Magna, en su artículo cuarto establece que “en todas las decisiones y actuaciones del Estado, se velará y cumplirá con el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus derechos. Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral. Este principio deberá guiar el diseño, ejecución, seguimiento y evaluación de las políticas públicas dirigidas a la niñez.

“Es una obligación fundamental que el gobierno federal tiene que cumplir, para garantizar la salud de los bebés en las primeras 72 horas de su nacimiento y es absurdo que el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador se desentienda de ella, lo que refleja mezquindad, al priorizar el clientelismo por encima de los recién nacidos”, precisó.