Ciudad de México, a 11 de abril de 2019.

• El Presidente López Obrador confunde transparencia con revelación de fuentes de información: Fernando Rodríguez Doval.

• El Ejecutivo no tiene derecho a calumniar a los medios críticos al gobierno.

En lugar de pedir a los medios de comunicación y periodistas que revelen sus fuentes de información, el Presidente de la República debería de reforzar la protección de los comunicadores para que ejerzan con absoluta seguridad su noble tarea, afirmó el Secretario de Estudios y Análisis Estratégico del PAN, Fernando Rodríguez Doval.

“El Presidente se equivoca rotundamente al solicitar que los medios o periodistas revelen sus fuentes de información. El secreto profesional de los comunicadores está protegido por los artículos sexto y séptimo de la Constitución y representa una de las garantías más importantes para el funcionamiento de la democracia”, aseveró.

Recordó que son los entes públicos los que están obligados a transparentar la información que generan las dependencias del gobierno.

Lo anterior, porque durante su conferencia mañanera, el Presidente pidió al periódico Reforma que revelara quién le dio el borrador de la carta que él envío al Rey de España, Felipe VI, en la que le solicita se disculpe por la Conquista, ocurrida hace 500 años.

Rodríguez Doval señaló que en los casi cinco meses que lleva en el gobierno, Andrés Manuel López Obrador no ha cesado de lazar calumnias e improperios contra los medios de comunicación y los periodistas que cuestionan la forma en que gobierna el país y la falta de resultados.

“Los ha calificado de prensa fifí, fantoches, conservadores, sabelotodo, hipócritas y doble cara. Ahora está pidiendo que revelen sus fuentes de información, eso es inadmisible para un Presidente que dice ser demócrata”, apuntó.

El Presidente de la República, agregó el también ex diputado federal y local, está obligado a promover el respeto a la Constitución y las leyes y no tiene ningún derecho para agredir al gremio periodístico o a los medios de comunicación, mucho menos en pedirles que revelen sus fuentes de información.

“López Obrador tiene que entender que ya no es opositor a ultranza, él representa al Poder Ejecutivo, su deber es aceptar llanamente las críticas de los medios de comunicación, ellos están para eso, para señalar todo lo que ocurra en la administración pública. El deber del Presidente no es propiciar la división entre los mexicanos”, concluyó el ex secretario general del PAN.