Ciudad de México, a 7 de agosto de 2019.

• No le cumplen ni a sus clientelas electorales predilectas.

• Desconfianza en gobierno genera la peor caída de inversión.

• Copian a Peña Nieto la estrategia para “cucharear” la pobreza.

El gobierno avanza en su dominio de la retórica propagandística, pero hace muy poca administración, perjudicando incluso a su propia clientela electoral, como Jóvenes construyendo el futuro o Sembrando vida, afirmó el vocero del PAN, Fernando Herrera Ávila.

La incapacidad administrativa del gobierno ha convertido al campo y al sector salud en una bomba social a punto de estallar, agregó. “La desconfianza que generó con la cancelación del aeropuerto de Texcoco provocó la peor caída en la inversión física en los últimos diez años”, agregó.

Herrera Ávila indicó que el gobierno no le cumple ni a sus clientelas electorales más preciadas pues hoy sabemos que en el periodo enero-junio se gastó apenas el 32 por ciento del presupuesto destinado, para ese periodo, al programa Jóvenes construyendo el futuro y únicamente el 39 por ciento del programa Sembrando vida.

Esto quiere decir, apuntó, que al gobierno le basta con hacer mucha propaganda de sus programas aunque no avancen. “Más que cumplir a los jóvenes, lo que en realidad quieren es generar esperanzas en un beneficio futuro y así los mantienen cautivos y dependientes”, dijo.

En contra de su discurso de atender primero a los pobres, agregó el vocero, en el campo se prepara un paro nacional campesino, como consecuencia de un subejercicio del gasto público de 15 mil millones de pesos, sin contar que al iniciar el año ya le habían recortado 10 mil millones al presupuesto del sector agropecuario.

Herrera Ávila indicó que lo mismo está ocurriendo en el sector salud pues, sin contar los recortes al presupuesto, se dejaron de ejercer en el primer semestre 56 mil millones de pesos, de acuerdo con la propia Secretaría de Hacienda.

Paralelamente, agregó, la inversión productiva del país, de acuerdo con los reportes publicados hoy por la prensa, sigue cayendo de manera preocupante pues su caída del 6.9 por ciento en mayo representa el peor mayo desde 2009, año en que hubo una crisis mundial.

Entre los efectos previsibles de esa incapacidad, agregó, se encuentra un obvio incremento en la pobreza, pero el gobierno es previsor en la materia. “Primero corrió al director del Coneval y puso un adepto, quien acaba de anunciar cambios a la metodología para medir la pobreza”.

Esto, concluyó, demuestra una notoria falta de creatividad pues están copiando el mismo método que utilizó Enrique Peña Nieto para “cucharear” el número de pobres, pero este gobierno es más ambicioso, aspira a declarar oficialmente abolida la pobreza extrema, como abolió el neoliberalismo.