Ciudad de México, a 2 de mayo de 2019

* El proyecto del nuevo aeropuerto en Santa Lucía pinta de cuerpo entero los defectos que no se deben permitir en ningún político en México: Fernando Rodríguez Doval.

* Hoy, tenemos un presidente que es incapaz de poner el interés de México por encima de sus juicios personalísimos y de los intereses de su grupo de amistades más cercano.

El capricho de construir una obra, grande o pequeña, sin

planeación, anteponiendo su visión ideológica sobre la racionalidad y el sentido común, también es corrupción, acusó el Secretario de Estudios y Análisis Estratégico del CEN del PAN, Fernando Rodríguez Doval, al referirse al arranque “simbólico” de los trabajos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en la base aérea de Santa Lucía.

El también ex Secretario General del Comité Ejecutivo

Nacional expresó que la construcción del nuevo aeropuerto en Santa Lucía pinta

de cuerpo entero los defectos que no se deben permitir en ningún político en México: la mentira, la soberbia y el tráfico de influencias, que se resumen en corrupción.

“El tiempo ha dado la razón a Acción Nacional cuando dice

que suspender la construcción en Texcoco fue una terrible decisión y uno de los grandes errores de Andrés Manuel López Obrador. Desde el punto económico, por las pérdidas millonarias de lo ya invertido en Texcoco y las consecuentes

penalizaciones, así como por el desconocimiento del costo real de la obra en Santa Lucía hasta ser concluida. Desde el punto de vista ético y moral, porque

se arranca sin plan maestro, sin manifestación de impacto ambiental y con una consulta

patito”, detalló.

Rodríguez Doval se dijo preocupado porque hoy tenemos un presidente que es incapaz de poner el interés de México por encima de su

ideología, sus juicios personalísimos y de los intereses de su grupo de

amistades más cercano.

“Hoy, sabemos que existió la posibilidad de que continuara

la obra en Texcoco, con inversión privada. Además de ahorrar millones de pesos

de todos los mexicanos, los usuarios viajarían de forma segura, porque se trataba de una obra seria, cimentada sobre estudios profesionales”, agregó.

El pasado 29 de abril, el gobierno federal “firmó” los tres

primeros contratos con las empresas Nav-Blue y ADPI para el plan maestro, la aeronavegabilidad y operaciones aéreas del nuevo aeropuerto Internacional Felipe Ángeles. Sin embargo, de acuerdo con la respuesta dada por el INAI a medios de comunicación, éstos no existen.

Durante el evento simbólico, se detalló que el contrato para

la elaboración del plan maestro con la empresa ADPI fue por un monto de 45.9 millones de pesos, mientras que el signado con la empresa Nav-Blue, fue por 117.5 millones de pesos para aeronavegabilidad y operaciones aéreas. Se firmó un tercer contrato, sin especificar la empresa, por 4.3 millones de pesos para estudios orográficos.

Por otra parte, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos

Naturales entregará no antes del 11 de julio los resultados del dictamen del impacto ambiental, lo cual exhibe también que se tratan de cuadrar todos los requisitos, aún fuera de tiempo y cualquier lógica de orden, para cumplir con los caprichos del presidente.

“Esta administración lo menos que tiene es una política racional, austera u honesta, como pregona. Acción Nacional no dejará de señalar

los errores del gobierno, ni la improvisación e incapacidad de sus integrantes. Acción Nacional seguirá estando del lado correcto de la historia, del lado de los mexicanos”, concluyó.