“La renuncia de Carlos Urzúa Macías, titular de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, exhibió la descomposición que existe en un gobierno federal que está basado en ocurrencias políticas, improvisación, imposición de funcionarios públicos y que no respeta las leyes ni a las instituciones”, señaló Fernando Álvarez Monje.

El coordinador del Grupo Parlamentario del PAN apuntó que México ha percibido con esta renuncia, una clara señal de que nuestro país sigue sujeto todavía a la corrupción de los funcionarios públicos federales, lo que genera una gran desconfianza, incertidumbre financiera y exhibe el autoritarismo ejercido desde el poder.

El aumento del desempleo, el manejo discrecional y asistencialista de las políticas públicas y las estrategias económicas improvisadas que retraen el crecimiento económico, quedó evidenciada por el ahora Ex Secretario de Hacienda Urzúa Macías, quien denunció que en el gobierno federal se toman decisiones sin sustento.

“En tan solo seis meses de este gobierno federal, ya han renunciado dos secretarios del gabinete (de Hacienda – Crédito Público y de Semarnat), tres subsecretarios de dependencias federales (Turismo, Seguridad y Protección Civil y Secretaria Especializada en Investigación de Delitos Federales), dos directores de instituciones públicas federales (IMSS y Agencia de Investigación Criminal) y un comisionado del Instituto Nacional de Migración.

Álvarez Monje precisó que todos ellos han renunciado por el intenso tufo fascista que se percibe en las decisiones del presidente de la República, quien en público exalta supuestos valores como la Patria, el pueblo y la raza para mantener sumisas a las masas, pero en el fondo gobierna de forma autoritaria, improvisada, impone su voluntad y desprecia la democracia, las leyes y las instituciones.